ollantaytambo cusco

HISTORIA

Según Pedro Sarmiento de Gamboa, un cronista español del siglo XVI, el emperador inca Pachacútec conquistó Ollantaytambo para incorporarlo en su imperio. Bajo el gobierno de los incas, el pueblo fue reconstruido con espléndidos edificios y el valle del río Urubamba fue irrigado y provisto de andenes; el pueblo sirvió de albergue para la nobleza inca mientras que los andenes eran trabajados por yanaconas, sirvientes del del inca. Después de la muerte de Pachacútec la región pasó a la custodia de su panaqa, su grupo familiar.
Durante la conquista, Ollantaytambo funcionó como capital temporal para Manco Inca Yupanqui, líder de la resistencia inca contra los conquistadores españoles. Bajo su mandato, el pueblo y sus alrededores fueron fortificados en dirección a la antigua capital inca de Cusco, la cual había caído bajo dominio español. En el llano de Mascabamba, cerca de Ollantaytambo, Manco Inca derrotó una expedición española bloqueando su avance desde un conjunto de andenes e inundando el llano. Sin embargo, a pesar de su victoria, Manco Inca no consideró viable el permanecer en Ollantaytambo así que se retiró al espeso bosque de la zona de Vilcabamba. En 1540, la población nativa de Ollantaytambo fue asignada en encomienda a Hernando Pizarro.

DESCRIPCIÓN

Ollantaytambo se encuentra dentro de los principales atractivos turísticos que se tienen en Cusco y el Valle Sagrado de los Incas. Es uno de los mejores lugares para el turismo y los tours que pueden diversificarse por la inmensa gama de atractivos turísticos que contiene Ollantaytambo; con pintorescos lugares que conservan la belleza y distribución de épocas incaicas en sus calles y caminos empedrados donde usted podrá recorrer la ciudad y sus diferentes servicios como: hoteles, restaurantes, bares y playas de estacionamiento que guardan la misma simetría de épocas incaicas.
Además de los restos arqueológicos dentro de la ciudad, usted puede tomar a Ollantaytambo como la ruta de inicio hacia Machu Picchu, donde encontrará el antiguo Camino Inca que puede ser programado para dos días o cuatro días de caminata, y usted descansará en uno de los tantos hoteles y hostales de 1,2 y 3 estrellas que tiene Ollantaytambo.
Ollantaytambo sirve como el punto final para las rutas que salen del Cusco hacia el Valle Sagrado de los Incas y la caminata por Lares que tiene su punto de inicio en Calca y termina en la ciudad inca viviente «Ollantaytambo». Con todos estos detalles turísticos usted tiene un sin fin de alternativas para visitar uno de los últimos bastiones y pueblos Incas de la actualidad en Cusco.
Es la única ciudad del incanato en Perú que aún está habitada. En Ollantaytambo hay andenes de resistencia (para evitar deslizamientos), así como terrazas destinadas al cultivo como en los demás sitios arqueológicos en el Cusco. Ollantaytambo trata de un típico ejemplo de la extraordinaria planificación urbana de los incas, y por ello un punto obligado de visita para quien esté interesado en esta civilización.
Sus callejuelas empedradas y serpenteantes, sus terrazas agrícolas son atractivos que destacan por sí mismos y el visitante lo puede apreciar en todo su esplendor. Entre los lugares a visitar es recomendable la llegar a la antigua fortaleza y al templo, donde podemos apreciar magníficas vistas del Valle Sagrado de los Incas.

UBICACIÓN

El Parque Arqueológico de Ollantaytambo se ubica en la región del Cusco en la provincia de Urubamba, distrito de Ollantaytambo a 2.792 msnm. Fue declarado como tal mediante Resolución directoral Nacional Nº 395 en el año 2002.

ARQUITECTURA

Ollantaytambo se trata de uno de los complejos arquitectónicos más monumentales del antiguo Imperio inca, comúnmente llamado «Fortaleza», debido a sus enormes muros, fue en realidad un Tambo o ciudad alojamiento, ubicado estratégicamente para dominar el Valle Sagrado de los Incas.
El tipo arquitectónico empleado, así como la calidad de cada piedra, trabajadas al detalle, hacen de Ollantaytambo una de las obras más peculiares y sorprendentes que realizaron los antiguos peruanos, especialmente el Templo del Sol y sus gigantescos monolitos.
Las calles rectas, estrechas y pintorescas hoy forman quince manzanas de casas ubicadas al norte de la plaza principal de la ciudad, que constituyen en sí un verdadero legado histórico. Algunas casas de tipo colonial están construidas sobre hermosos muros incaicos pulidos con finura. Los tonos de la piedra son alegres, de un color de flor petrificada, rosa oscuro. En la plaza principal un gran bloque de perfectas aristas encaja en una doble hilera sus quince ángulos de estrella terrestre.

OLLANTAYTAMBO – EL PUEBLO

El pueblo se divide en bloques rectangulares con un esquema geométrico bien planificado que da la impresión de ser un pueblo diseñado por arquitectos modernos. Sus calles delgadas se abren en dirección al río Urubamba. Cada manzana o cancha está compuesta por un conjunto de viviendas que comparten una misma puerta hacia el patio central.
Originalmente, se usaba un puente colgante, hecho con fibras trenzadas de ichu o maguey, que debían ser renovadas anualmente. Hoy, los puentes de piedra que atraviesan el río están construidos sobre dos enormes cantos.
La actividad agrícola de esta zona se vio beneficiada por la presencia del riachuelo de Patakancha, lugar donde se veían grandes terrazas de cultivo que en la actualidad están deterioradas y abandonadas.

Ollantaytambo – El sector ceremonial

Estaba dedicado principalmente al culto de «Unu» o «Yaku» (deidades del agua). Por ello, existieron una serie de fuentes que sirvieron para este fin, como el Baño de la Ñusta, que es una de las fuentes labradas en una sola pieza de granito, de 1.30 metros de alto por 2.50 metros de ancho. Es una de las más conocidas y todavía fluye agua de su interior.
Este lugar está constituido por una corta planicie que lleva a un enorme cerro en cuyos lados se ubican diversos monumentos arqueológicos. El principal de ellos se ubica en la cima y es conocido como La Fortaleza o Casa Real del Sol.

Las Terrazas de Ollanytambo

Al oeste de la plaza se encuentra un conjunto de terrazas que sirvieron para dos propósitos: el cultivo, y para detener el deterioro de los templos más importantes de la zona.
Hacia la derecha se ubican los andenes orientados hacia el lado de la plaza. El grupo superior de éstos, destaca por el fino labrado de sus piedras y su excelente ensamblaje. El último andén contiene el recinto con diez hornacinas, llamado también, el Templo de las diez ventanas, y la Portada Monumental, cuya función aún se desconoce.
Destaca también el Inca Misana, un acueducto tallado en las piedras de la montaña, junto a una fuente litúrgica, pequeñas escaleras, y nichos de aperturas falsas; que servían como lugar donde el Inca hablaba a su gente.
La posición privilegiada de Ollantaytambo, permitió que hubieran otras edificaciones pequeñas localizadas estratégicamente en ángulos altos de las montañas, para controlar el movimiento de la gente en el valle.

La Fortaleza o Casa Real del Sol en Ollantaytambo

La Casa Real del Sol, y Ollantaytambo en su totalidad, aún conserva el trazado de la planificación urbana del incanato. Sus habitaciones aún recuerdan la presencia de Manco Inca, quien se enfrentó a Hernando Pizarro, en 1537, durante la resistencia indígena que continuó por muchos años más.
La fortaleza o adoratorio está conformado por diecisiete terrazas superpuestas, construidas sobre grandes piedras de granito rosa labradas, que llegan a medir más de cuatro metros de alto por dos de ancho, y dos de espesor.
Las paredes o muros de la Casa Real del Sol tienen una inclinación interna, y la principal de ellas, una composición de seis bloques de enormes piedras, con junturas de piedras pequeñas, que son parte del Altar Principal.
Se cree que la principal cantera para la construcción del lugar fue Cachicata, ubicada a 6 kms. de distancia en el lado izquierdo del río Vilcanota. Las rocas se tallaron parcialmente en las canteras, y luego fueron bajadas hacia el valle. Pero hubo algunas, conocidas como «piedras cansadas», que no llegaron a su destino.
Siempre ha impresionado la forma en que transportaban las enormes piedras desde largas distancias; en este caso, requirieron de un cauce artificial paralelo al río para trasladar las inmensas moles, y subirlas por una empinada pendiente. Utilizaron instrumentos como rodillos de leño, piedras rodantes, sogas de cuero de camélidos, palancas, poleas y la fuerza de miles de hombres.
Se piensa que este tipo de construcción tiene como antecedente la arquitectura de Tiawanako que pudieron traer los collas, desde la región del Lago Titicaca, ya que en la superficie externa del cuarto, al extremo sur, hay tres símbolos tallados que pertenecen a la cultura pre-cerámica: el Hanan Pacha (El Cielo), el Kay Pacha (La Superficie de la Tierra) y el Ukhu Pacha (El Subsuelo o Interior). Pero las particularidades incas son diferenciadas por el uso de junturas y superficies exteriores finamente pulidas, que inclusive les sirvieron de espejos.
Para conocer los misterios y el poderío de sus muros puede ingresar a la fortaleza por medio de una escalinata de piedra (recorrido de 15 a 20 minutos) que lo lleva hacia una explanada y a un portal que se encuentra mirando la Plaza Mañay Racay.

Inca Huatana o Intihuatana de Ollantaytambo

Situada en la parte superior del Templo del Sol, en una pendiente casi vertical, el Inca Huatana o Intihuatana consta de una pared con nichos altos, en cuyos lados hay orificios de seguridad de hasta 80 cms. de profundidad. Frente a éstos hay una estructura que se encuentra suspendida sobre un precipicio, razón por la que se cree fue utilizada para la tortura y ejecución de prisioneros de guerra o malhechores, aunque la función de observatorio astronómico es la más aceptada.
El Centro Pincuylluna
Pincuylluna, que significa «donde se tañe el pincuyllo» instrumento de viento de origen inca se ubica al oeste del río Patucancha, frente al Templo del Sol. Es un complejo arquitectónico que se compone de edificios de tres bloques idénticos y superpuestos. La base de los bloques es rectangular, poseen seis ventanas en la fachada y seis en la pared que da al cerro, proporcionando una adecuada ventilación e iluminación.
En el lugar se encuentran las colcas (depósitos agrícolas) más interesantes del Valle Sagrado, porque a la izquierda de éstas se puede observar un gigantesco bloque de piedra que, para los lugareños, representa el rostro de un inca.
Si desea visitar el lugar, le indicamos que el recorrido es de tres horas de caminata.

Museo de sitio de Ollantaytambo

El museo es obra del Centro Andino de Tecnología Tradicional y Cultura de las Comunidades de Ollantaytambo (CATCCO). Le recomendamos visitarlo porque presenta de manera didáctica y moderna la historia de la región.
Contiene cinco salas en el segundo piso de una casona sobre una antigua cancha inca, lo que permite al visitante conocer más acerca de la historia, arqueología, arquitectura, artesanía y creencias de los habitantes de Ollantaytambo.
Además, esta asociación organiza caminatas a través de siete rutas ancestrales: Yanacocha, Pincuylluna, Pumamesarca, Huílloc, Páchar, Cachicata y Ollantaytambo. Las caminatas toman de tres a siete horas, y cuentan con guías turísticos.
ACCESOS
Existen dos medios de transporte para llegar a Ollantaytambo.
En bus: Se accede por las carreteras asfaltadas Cusco – Chinchero – Urubamba – Ollantaytambo y Cusco – Pisaq – Calca – Urubamba – Ollantaytambo.
Por tren: Se accede por desde Cusco – Poroy – Urubamba – Ollantaytambo.
CLIMA
El clima de Ollantaytambo es seco de abril a diciembre y lluvioso en los meses de enero a marzo. Debido a su ubicación entre dos vertientes por las noches corre un viento moderado. La temperatura mínima es de 5°C a 11°C y máximas de 18°C a 23°C durante todo el año.